Salud del(a) niño(a)

Monitoreo del crecimiento y desarrollo del(a) menor de 5 años

Del total de niños(as) que nacieron entre abril de 2003 y marzo de 2008, el 97.4 por ciento tuvo al menos un control del crecimiento y desarrollo del(a) menor de 5 años y el 89.0 por ciento estaba sano(a) cuando fue atendido(a) por primera vez.

Del total de niños(as) que fueron llevados(as) a control, el 59.5 por ciento tuvo el primero antes de cumplir un mes de edad, lo que indica que esa sería la máxima proporción que tuvo "atención del(a) recién nacido(a)". Como se observa en la Gráfica 44, las máximas coberturas de este servicio se encuentran en los departamentos de Sonsonate, Chalatenango, La Paz y San Miguel con un rango del 65 al 70 por ciento. Los departamentos de Cabañas y Usulután se encuentran en el segundo lugar con una cobertura entre el 60 y 65 por ciento. Según región de salud la cobertura varía de un 64 por ciento en la Oriental a un 50 por ciento en la Metropolitana.

Los establecimientos del MSPAS se mantienen sin variación como la mayor fuente para este servicio, ya que en ellos se atendió a un 79 por ciento de los(las) niños(as) que lo recibieron. Esta cifra varía del 91.1 por ciento para quienes residen en el área rural al 66.2 por ciento para quienes residen en la urbana y de un rango del 90 al 95 por ciento en los departamentos de Ahuachapán, Chalatenango, Cabañas, San Vicente, Morazán y La Unión, al 62 por ciento en el de San Salvador. Por su parte, los establecimientos del ISSS tienen su mayor participación con este servicio en el área urbana (25.1 por ciento) y en los departamentos de San Salvador y La Libertad (29.5 y 19.2 por ciento, respectivamente).

Niveles de inmunización

Hasta FESAL-98, se mantuvo como criterio que un(a) niño(a) tenía el esquema completo de vacunación con BCG y sarampión cuando le habían aplicado una dosis, y para Polio y DPT cuando le habían aplicado tres dosis. A partir de FESAL-2002/03, el criterio incluye la Pentavalente en combinación o sustitución de la DPT y la SPR/MMR en sustitución de la vacuna contra el sarampión.

La BCG previene formas invasoras de tuberculosis, la Polio oral protege contra la poliomielitis, la DPT contra la difteria-tétanos-tosferina y la Pentavalente, además contra la hepatitis B y la haemophilus influenzae tipo B. La SPR/MMR (triple viral) protege contra el sarampión, paperas y rubéola.

Es conveniente aclarar que los datos que se presentan en este documento se basan, tanto en las dosis documentadas en el carné de vacunación, como en las dosis que la madre reportó que el(la) niño(a) tenía aplicadas, sin mostrar documentación alguna. También conviene aclarar que debido a que por norma, la primera dosis de SPR/MMR se aplica al año de edad, para evaluar el esquema conjunto de los 4 esquemas completos de vacunación, en el denominador entran las y los niños de 12 a 59 meses de edad.

Con estas salvedades, los resultados indican que los últimos 5 años, la cobertura con el esquema completo de inmunización de los(las) niños(as) de 12 a 59 meses de edad, ascendió 9 puntos porcentuales (81.2 por ciento en FESAL-2002/03 y 90.4 por ciento en FESAL-2008). En la Gráfica 45 se muestran las tendencias de esta cobertura, según edad del(a) niño(a), donde se observa que esta medida resumen se incrementó más entre las y los de un año cumplido. Según los resultados de FESAL-2008, la cobertura del esquema conjunto de las 4 vacunas presenta una variación mínima de un 88 por ciento en las regiones Metropolitana y Oriental a un 94 por ciento en la Occidental.

Un indicador tasador de los niveles de inmunización en las y los niños menores de un año (de 6 a 11 meses), es la cobertura con tres dosis de DPT/Pentavalente. Los resultados indican que un 85 por ciento tiene tres dosis aplicadas. En la Gráfica 46 se observa que esta cobertura no difiere según el sexo del(a) menor de 5 años, es levemente superior en el área rural (85.9 por ciento) que en la urbana (83.3 por ciento), pero resulta un poco mayor cuando la o el niño se inscribe en el programa de monitoreo del crecimiento y desarrollo antes de cumplir su primer mes de edad (86.3 por ciento) y que varía del 94.2 por ciento cuando la madre es derechohabiente del ISSS al 82.1 por ciento cuando no lo es.

Prevalencia y tratamiento de la diarrea y de las infecciones respiratorias

El análisis de la salud de los(las) niños(as) menores de 5 años también comprende las estimaciones de prevalencia y tratamiento de las enfermedades diarreicas, así como de las infecciones respiratorias. Ello obedece a que en El Salvador, estas morbilidades pueden asociarse fuertemente a la mortalidad postneonatal (1 a 11 meses) y en la niñez (1 a 4 años cumplidos).

Del total de niños(as) menores de 5 años de edad, el 13.8 por ciento tuvo diarrea en las últimas dos semanas previas a la entrevista. Esta proporción la conforma el 5.6 por ciento que no reportó síntomas de deshidratación, el 4.6 por ciento que reportó síntomas de deshidratación no grave y el 3.6 por ciento con síntomas de deshidratación grave.

La prevalencia de diarrea en el área rural (15.9 por ciento) es 4.4 puntos porcentuales más alta que en la urbana y alrededor de 10 puntos más alta en la región de salud Paracentral que en la Occidental (20.2 contra 9.8 por ciento). La prevalencia de diarrea es más frecuente entre niños/as con un año cumplido (21.7 por ciento) y resulta ser un poco mayor cuando las madres no son derechohabientes del ISSS.

Ya sea que fueran combinados o no con otros tratamientos, del total de niños(as) que tuvo diarrea, el 57.6 por ciento recibió sales de rehidratación oral (sobres), cifra que aumenta del 48.6 por ciento para quienes no reportaron síntomas de deshidratación, al 68.6 por ciento para quienes reportaron síntomas de deshidratación grave.

La prevalencia de infecciones respiratorias (definida como la presencia de al menos tos o resfriado) fue del 28 por ciento, cifra que es levemente mayor en el área rural (29.1 por ciento) que en la urbana (26.9 por ciento). Según región de salud, la prevalencia varía de un 26 por ciento en la Metropolitana a un 31 por ciento en la Central.

Según los síntomas reportados por la madre, la prevalencia del 28 por ciento de infecciones respiratorias al nivel nacional, puede clasificarse en las siguientes categorías: 12 por ciento sólo con tos o resfriado, 2.1 por ciento con sibilancia, 8.9 por ciento con neumonía y 5 por ciento con neumonía grave.

La Gráfica 47 muestra que el porcentaje con síntomas reportados por la madre que pueden asociarse a una neumonía (grave o no grave) no presenta mayor diferencia por el sexo del(a) niño(a), pero descienden en forma inversa al quintil de bienestar. También se observa que en las viviendas donde cocinan con leña o kerosene, es 3.2 puntos porcentuales más que donde cocinan con gas propano o electricidad (16 entre las primeras contra 12.8 por ciento en las segundas).

Como se muestra en la Gráfica 48, entre FESAL-2002/03 y FESAL-2008, la prevalencia de diarrea se mantiene muy similar al nivel de país y por área de residencia, pero la prevalencia de infecciones respiratorias disminuyó en forma considerable, independientemente del área de residencia.

 

« capitulo anterior | índice | capitulo siguiente »