Conocimiento, actitudes y prácticas ante el VIH/Sida

Conocimiento del VIH/Sida

En El Salvador, el 99.1 por ciento de las mujeres en edad fértil (de 15 a 49 años) ha oído hablar del VIH/Sida (Virus de Inmunodeficiencia Humana/Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida). Esta cifra se conforma por el 52.7 por ciento que lo mencionó espontáneamente y el 46.4 que lo mencionó en forma inducida. Para profundizar en el conocimiento general del VIH, se formuló una serie de preguntas, considerando que existe conocimiento si las mujeres dieron las siguientes 5 respuestas correctas: a) Tener sólo una pareja fiel puede prevenir la transmisión del VIH, b) El uso de condones en todas las relaciones puede prevenir la transmisión del VIH, c) Una persona de aspecto sano puede tener VIH, d) Los mosquitos o zancudos no transmiten el VIH y e) No se puede infectar del VIH al usar tenedores, vasos u otros utensilios usados por una persona con Sida. De esta manera se encontró que solamente el 24.2 por ciento del total de mujeres de 15 a 49 años de edad supo dar las 5 respuestas correctas. Esta cifra sube al 27.3 por ciento al retomar únicamente el grupo de mujeres de 15 a 24 años de edad. Como se muestra en la Gráfica 19, alrededor del 95 por ciento del total de mujeres en edad fértil y del grupo de 15 a 24 años, sabe que la fidelidad mutua puede prevenir la transmisión del VIH, pero solo un 40 por ciento del total de mujeres y un 46 por ciento de 15 a 24 años, saben que el VIH no se transmite por picadoras de mosquitos o zancudos.

Alrededor del 80 por ciento de las mujeres de 15 a 24 años mencionó que el uso de condones en todas las relaciones sexuales puede prevenir la transmisión sexual y el 76.1 por ciento sabe dónde puede obtenerlos. El conocimiento de al menos un lugar para obtener los condones varía del 66.1 por ciento en el área rural al 84.8 por ciento en la urbana y del 50.4 por ciento entre quienes no tienen educación formal al 93.3 por ciento en el grupo con 10 ó más años de escolaridad.

El 86 por ciento del total de mujeres sabe que el VIH puede transmitirse de la madre al(a) hijo(a), pero al preguntar por cada período específico, el 79.7 por ciento mencionó que se puede transmitir durante el embarazo, el 76.1 por ciento durante el parto y el 77 por ciento por la lactancia materna. Al contrario, sólo el 63.4 por ciento mencionó que se puede prevenir evitando la lactancia materna.

Actitudes ante el VIH/Sida

El 86.3 por ciento de las mujeres de 18 a 49 años de edad considera que se les debe hablar a las y los niños de 12 a 14 años sobre el uso del condón para protegerse del Sida, cifra que asciende del 75.4 por ciento en el grupo sin educación formal al 91.2 por ciento en el grupo con 10 ó más años de escolaridad. Sin embargo sólo el 14.4 por ciento de mujeres de 15 a 49 años que ha oído hablar del VIH/Sida está libre de la carga de estigma y discriminación a las personas que viven con el VIH. Esta cifra varía poco por área y departamento de residencia y región de salud, incluso por nivel educativo.

Entre las mujeres que han oído hablar del VIH/Sida, el 20.3 por ciento considera que tiene algún riesgo personal de contraer el virus, el 68.4 por ciento piensa que no tiene riesgo y el 11.2 por ciento no sabe si tiene o no. En la Gráfica 20 se puede apreciar que el porcentaje que percibe algún riesgo de contraer el VIH/Sida es más alto en el área urbana (23.4 por ciento) que en el área rural (16.3 por ciento) y que con la excepción del grupo con 10 ó más años de escolaridad, el porcentaje que percibe riesgo se mantiene entre el 16 y 19 por ciento. Según región de salud, la percepción de riesgo varía del 16 por ciento en la Occidental al 26.1 por ciento en la Metropolitana.

Entre las razones para percibir riesgo, la mayoría se asocia a la infidelidad o desconfianza de la pareja (48.7 por ciento), contra un 11.1 que respondió que “no sabe con quién se junta ella” y el 0.4 por ciento de infidelidad propia. Las otras dos razones mencionadas con alguna frecuencia considerable son las asociadas al temor de “mala praxis” en los establecimientos de salud (12.2 por ciento), así como al riesgo profesional en su desempeño laboral (6.2 por ciento). Al contrario, entre las mujeres que no perciben riesgo de contraer el VIH, el 40.7 por ciento reporta que es por no tener actividad o pareja sexual y el 36.9 por ciento porque conoce bien a su pareja. El 11.4 por ciento menciona que es porque tiene sólo una pareja sexual y solamente el 1.1 por ciento porque usa el condón.

Prácticas preventivas y conductas de riesgo

Del total de mujeres en edad fértil, el 39.1 por ciento reportó que se había hecho la prueba del VIH en alguna oportunidad, cifra que se conforma por el 32.6 por ciento a partir de enero de 2005 y 6.5 por ciento antes de esa fecha. Sin embargo sólo el 28.6 por ciento reportó que se la hizo en forma voluntaria y que recibió el resultado. Restringiendo el análisis al grupo de mujeres cuyo último embarazo terminó a partir de enero de 2005, los datos indican que el 72.1 por ciento se hizo la prueba del VIH durante el embarazo y que el 64.7 por ciento se la hizo voluntariamente y recibió el resultado. En la Gráfica 21 se muestran los incrementos considerables en el uso de la prueba en alguna oportunidad y durante el último embarazo que terminó en alrededor de tres años previos a la entrevista, así como la proporción que se la hizo en forma voluntaria y recibió el resultado.

Según región de salud, la proporción que se hizo la prueba alguna vez varía del 35.3 por ciento en la Occidental al 43.8 por ciento en la Metropolitana y la proporción que se la hizo alguna vez en forma voluntaria y recibió el resultado, del 24.9 por ciento a un 31 por ciento en la Central y la Metropolitana. Por su parte, la proporción de mujeres que se hizo la prueba del VIH durante el último embarazo que terminó a partir de enero de 2005, varía de alrededor del 69 por ciento en las regiones Paracentral y Oriental al 78.5 por ciento en la Metropolitana y la proporción en forma voluntaria y recibió el resultado, de un 60 por ciento en la región Occidental a un 70 por ciento en la Metropolitana.

Del total de mujeres de 15 a 49 años de edad que tuvo su última relación sexual durante el año previo a la entrevista, el 8 por ciento reportó que usó el condón en esa ocasión. Esta cifra desciende del 11.6 por ciento entre las mujeres de 15 a 24 años, al 8.7 en el grupo de 25 a 34 y baja al 5.2 por ciento en el grupo de 35 a 49 años. Según región de salud varía del 5 por ciento en la Occidental al 12 por ciento en la Metropolitana.

Entre las mujeres que reportaron que su última relación fue con el cónyuge, el 5.2 por ciento usó del condón en esa ocasión, pero entre quienes la tuvieron con otra pareja sexual fue del 21.1 por ciento. En la Gráfica 22 se aprecia el diferencial del uso del condón cuando es con el cónyuge o con otra pareja sexual, según la edad de las mujeres. Cabe aclarar que en general, las mujeres que reportaron que su última relación fue con una persona que no cohabita o no es su cónyuge, son mujeres solteras, separadas, viudas o divorciadas.

En el caso particular de las mujeres solteras de 15 a 24 años de edad, el 13.2 por ciento reportó que tuvo su última relación sexual (identificada como premarital) en el año previo a la entrevista, cifra que asciende del 9.1 por ciento en el grupo de 15 a 19 años al 22.5 por ciento en el grupo de 20 a 24 años. De ese 13.2 por ciento, el 28.4 por ciento reportó que usó el condón en esa última relación premarital, sin diferencia entre ambos grupos de edad.

Un indicador de riesgo potencial de transmisión del VIH, es la proporción que tiene relaciones sexuales sin estar en unión conyugal o con personas que no cohabitan. Del total de mujeres de 15 a 49 años, el 17.5 por ciento reportó que su última relación sexual en el año previo a la entrevista, la tuvo con una pareja con la cual no cohabita. Esta cifra varía del 13.7 por ciento en el área rural al 20.5 por ciento en la urbana.

 

« capitulo anterior | índice | capitulo siguiente »