Violencia de pareja

Violencia de pareja

Una de las novedades de la encuesta FESAL-2002/03 es haber realizado una primera aproximación a la investigación sobre la violencia de pareja por su estrecha relación con la salud en general, y particularmente con la salud reproductiva y la salud mental. Para la aplicación del módulo de preguntas que permitiera satisfacer los indicadores seleccionados sobre el tema, se mantuvo como condiciones indispensables, que la persona seleccionada para entrevista estuviera sola o que nadie más escuchara la conversación, y para las preguntas específicas sobre violencia de pareja, que la persona entrevistada hubiera tenido al menos una relación de noviazgo, aunque fuera por poco tiempo. Adicionalmente, cabe aclarar que la encuesta con hombres se realizó en viviendas diferentes a las seleccionadas para la encuesta con mujeres.

A cada persona se le hizo una serie de 12 preguntas sobre diferentes formas de violencia física, psicológica, sexual, patrimonial o de otro tipo que podían haber recibido, por lo cual una misma persona podía responder a varias formas de violencia. De esta manera, el 22 por ciento de las mujeres reportó haber sufrido alguna forma de violencia de pareja dentro de los últimos 5 años previos a la entrevista, siendo más frecuente la clasificada como psicológica, sexual, patrimonial o de otro tipo que no fuera la física (21 por ciento), e independientemente de haber reportado alguna de estas formas, el 7 por ciento reportó algún tipo de violencia física. La proporción de hombres que reportó haber sufrido alguna forma de violencia de pareja en el mismo período fue similar (22 por ciento), con la salvedad de que fue menor el porcentaje que se clasificó como violencia física (3 por ciento).

En la Gráfica 25 se presentan los diferenciales de las proporciones que reportaron haber sufrido alguna forma de violencia, clasificada en física o no física, según sexo y área de residencia. Adicionalmente, cabe señalar que la proporción de mujeres que reportó algún tipo de violencia psicológica, sexual, patrimonial o de otro tipo que no fuera la física se mueve en un rango que va del 13 por ciento en los departamentos de Cabañas y La Unión hasta el 33 por ciento en el de Cuscatlán, y la física del 3 por ciento en el departamento de Morazán al 13 por ciento en el de La Paz.

Independientemente de la o las forma(s) de violencia reportada(s), se preguntó por qué creía que había sido tratada(o) de la forma que más daño le causó y las dos explicaciones reportadas por las mujeres con más frecuencia fueron: Por celos de él hacia ella (34 por ciento) y porque él estaba bajo los efectos de la droga o alcohol (14 por ciento). Por su parte las dos explicaciones reportadas con más frecuencia por los hombres fueron: “Por celos de ella hacia él” (37 por ciento) y porque “él hizo algo malo”, sin especificar lo que había hecho (14 por ciento).

Debido a que las estadísticas con las que se cuenta en el país resaltan que la violencia de pareja es diferencial por género con predominio hacia la mujer, a los hombres también se les hizo la misma serie de 12 preguntas, pero cambiando el sentido para indagar si ellos habían ejercido alguna(s) de esas formas de violencia a alguna(s) de sus parejas. El 17 por ciento respondió que sí lo había hecho en los últimos 5 años previos a la entrevista, siendo siempre más frecuente la clasificada como psicológica, sexual, patrimonial o de otro tipo que no fuera la física (16 por ciento), e independientemente de haber reportado alguna de estas formas, el 3 por ciento reportó haber ejercido algún tipo de violencia física.

En la Gráfica 26 se pueden apreciar las diferencias entre las proporciones de mujeres que reportaron haber sufrido alguna forma de violencia y las proporciones de hombres que reportaron haberla ejercido, clasificadas siempre como físicas y no físicas.

Independientemente de la o las forma(s) de violencia reportada(s) por los hombres contra su(s) pareja(s), se les preguntó por qué creían que habían tratado de la forma que más daño le causó a su pareja y las tres explicaciones reportadas con más frecuencia fueron: “Por celos de él hacia ella”, porque “ella hizo algo malo”, sin especificar lo que hizo, y porque “ella le reclamó algo”, también sin especificar lo que le reclamó (22, 13 y 11 por ciento, respectivamente).

Es importante mencionar que el 97 por ciento de las mujeres considera que se deben denunciar los casos de violencia en su contra. Entre los hombres, el 93 por ciento opina igual y el 88 por ciento que también deben denunciarse los casos de violencia contra el hombre.

 

Violación sexual

Como parte de este módulo se investigó la violación sexual con penetración, así como la violación sexual sin llegar hasta ese punto, preguntando para el segundo tipo de violación, si alguien le había obligado a hacer algo como a desvestirse, tocarle o dejarse tocar las partes íntimas, a besar o abrazar o a hacer cualquier otro acto sexual sin llegar a la penetración. La violación sexual con penetración fue reportada por el 6 por ciento de las mujeres y sin penetración por el 9 por ciento. Al preguntar la edad que tenía cuando fue violada con penetración por primera vez, dos de cada 3 mujeres reportaron que fue antes de que tuviera los 20 años, incluyendo una de cada 5 mujeres que mencionó antes de los 12 años. Por otra parte, de las mujeres que reportaron violación sexual sin penetración, 8 de cada 10 mencionaron que la primera vez fue antes de tener los 20 años de edad, incluyendo una de cada 3 que reportó que fue antes de los 12 años.

Al preguntarles quién fue la persona que les violó con penetración, 3 de 4 mujeres reportaron que fue un conocido y en el caso de la violación sexual sin penetración, esta proporción sube casi a 9 de cada 10. El “vecino/amigo/conocido diferente de un familiar” sobresale en ambos casos (23 por ciento con penetración y 29 por ciento sin penetración). En la primera condición, el esposo o compañero se ubica en segundo lugar con el 18 por ciento, en cambio en la segunda condición se ubica “un primo” con el 11 por ciento.

En cuanto a los hombres el 0.7 por ciento reportó haber sido violado con penetración y el 2.4 por ciento sin penetración. Por el reducido número de casos que reportó violación con penetración, no es posible presentar datos sobre la edad que tenía cuando sucedió la primera vez, ni sobre la persona que le violó, pero al menos se puede mencionar que el 72 por ciento de los casos de violación sin penetración fue antes de los 15 años, con predominio a las edades de 5 a 11 años (45 por ciento). La comparación de las proporciones que reportaron violación sexual con penetración, así como violación sexual sin llegar hasta ese punto, para las mujeres y hombres por área de residencia, se presenta en la Gráfica 27 .

 

 

 

 

 

<< Antenor | Índice de contenido | Siguiente >>


Asociación Demográfica Salvadoreña (ADS)

25 Avenida Norte #583, edificio Pro-Familia, Apartado Postal 1338, San Salvador, El Salvador, C.A., 
Teléfonos (503) 244-8107, 244-8106, 244-8148. FAX: (503) 244-8179.
EMail :
info@fesal.org.sv