salud materna

Mortalidad materna

En las encuestas FESAL-93 y FESAL-98 se presentaron estimaciones sobre la razón de mortalidad materna por no contar con otro estudio que midiera la mortalidad materna registrada y no registrada por las estadísticas institucionales del país. Con este propósito, también en FESAL-2002/03 se incluyó el módulo respectivo para recolectar la información básica que requiere la metodología de “la Hermana Viva”. Aunque a partir de FESAL-98, la muestra es suficientemente grande para estudiar la mayoría de indicadores de la salud reproductiva, no resulta ser suficiente para medir cambios en la razón de mortalidad materna. En FESAL-2002/03 se obtuvo información sobre apenas 27 casos reportados de hermanas que murieron durante un embarazo, el parto o dentro de las seis semanas después del parto, que es el criterio utilizado en esta metodología para considerar una muerte materna. Los números de casos identificados en las tres encuestas, (31 en FESAL-93, 40 en FESAL-98 y 27 en FESAL-2002/03) son muy bajos y como se observa en Gráfica 28 implican intervalos de confianza tan amplios que no permiten obtener estimaciones puntuales y robustas que puedan reflejar cambios o tendencias definidas de la mortalidad materna. Debido al reducido número de muertes maternas identificadas en cada una de las 3 encuestas, no es posible concluir en que los cambios en el nivel de mortalidad materna han sido significativos, o si se mantiene básicamente el mismo nivel. La falta de poder estadístico de una encuesta de esta naturaleza para medir la mortalidad materna, sugiere que se deben usar otras fuentes de información para detectar tendencias en este indicador central de la salud materna.

 

Uso de los servicios de salud materna

Los resultados de la encuesta indican que del total de mujeres de 15 a 49 años de edad con experiencia sexual, el 85 por ciento se ha hecho el examen de citología cérvico vaginal en alguna oportunidad, el 75 por ciento en los dos últimos años, pero en el último año sólo el 47 por ciento. El 80 por ciento supo el resultado del último examen, pero sólo el 39 por ciento de ellas lo supo antes de que transcurriera el primer mes posterior a la toma del mismo.

Del total de niños(as) nacidos(as) vivos(as) entre noviembre de 1997 y octubre de 2002, el 86 por ciento de las madres tuvo al menos un control prenatal, de las cuales el 66 por ciento lo tuvo durante el primer trimestre de embarazo y el 71 por ciento tuvo 5 ó más controles, tal como lo establecen las normas del MSPAS. El porcentaje que tuvo su primer control prenatal durante el primer trimestre de embarazo varía del 74 por ciento en el área urbana al 60 por ciento en la rural y del 72 por ciento en el departamento de San Salvador al 58 por ciento en Ahuachapán y Cabañas. Como se aprecia en la Gráfica 29 , esta proporción se incrementa con el nivel educativo o socioeconómico de la mujer, pero desciende con el orden del nacimiento.

Del total de nacidos(as) vivos(as) en el período antes mencionado, el 69 por ciento de los partos tuvo atención intrahospitalaria. La probabilidad de recibir atención intrahospitalaria del parto se incrementa con el nivel educativo y el nivel socioeconómico, desciende de un 87 por ciento en el área urbana a un 54 por ciento en el área rural y según departamento varía del 91 por ciento en el departamento de San Salvador a menos del 55 por ciento en Ahuachapán y Morazán (Gráfica 30 ).

El control postparto resulta ser el servicio de salud materna menos utilizado en El Salvador, ya que sólo el 54 por ciento de las madres recibieron este servicio. El 14 por ciento tuvo el primer control antes de cumplir el primer mes postparto y el 34 por ciento en el transcurso del segundo. Acumulando estas dos cifras se puede decir que sólo en el 48 por ciento de los casos se cumplió con la norma establecida por el MSPAS, en cuanto a que el primer control postparto debe recibirse en las primeras 8 semanas.

En la Gráfica 31 se presenta una medida resumen de los cambios ocurridos en los indicadores seleccionados del uso de los servicios de salud materna, entre los períodos de referencia de FESAL- 98 y FESAL-2002/03, donde se observa que todos los indicadores presentan mejorías en los últimos 5 años, siendo más evidente el incremento en la atención intrahospitalaria del parto.

 

Resultado del último embarazo y partos por Cesárea

El 94 por ciento de los últimos embarazos ocurridos a partir de enero de 2000 resultaron en nacidos(as) vivo(as), el 5 por ciento en pérdida o aborto y el 1 por ciento en mortinato. Cabe señalar que de los embarazos que terminaron en pérdidas, el 86 por ciento de los casos fue hospitalizado y al 16 por ciento le hicieron transfusión sanguínea.

La tasa general de partos por cesárea para el período 2000-2003 resultó ser de 22 por ciento, lo cual refleja un incremento de 6 puntos porcentuales desde el 16 por ciento encontrado en el período 1996-98. La actual tasa general está compuesta por el 8 por ciento reportada como programada y el 14 por ciento como de emergencia, y cambia de un 15 por ciento en el área rural al 30 por ciento en la urbana. En la Gráfica 32 también se puede observar que la tasa general de cesárea se incrementa con el nivel educativo o socioeconómico, llegando al 34 por ciento entre las mujeres con 10 ó más años de escolaridad y al 37 por ciento entre las del nivel socioeconómico alto.

 

 

 

<< Antenor | Índice de contenido | Siguiente >>


Asociación Demográfica Salvadoreña (ADS)

25 Avenida Norte #583, edificio Pro-Familia, Apartado Postal 1338, San Salvador, El Salvador, C.A., 
Teléfonos (503) 244-8107, 244-8106, 244-8148. FAX: (503) 244-8179.
EMail :
info@fesal.org.sv