Salud del(a) niño(a)

Monitoreo del crecimiento y desarrollo

Del total de niños(as) que nacieron entre noviembre de 1997 y octubre de 2002, el 95 por ciento tuvo al menos un control del crecimiento y desarrollo del/la menor de 5 años y el 84 por ciento estaba sano(a) cuando fue atendido(a) por primera vez.

Aún cuando la gran mayoría de niños(as) fueron llevados(as) a control, sólo el 41 por ciento tuvo el primero antes de cumplir un mes de edad, lo que indica que esa sería la máxima proporción que tuvo "atención del(a) recién nacido(a)". Como se observa en la Gráfica 42 , en ningún departamento se ha logrado una cobertura apropiada de la atención del(a) recién nacido(a), ya que la máxima cobertura la alcanzó el departamento de Ahuachapán con un nivel del 60 por ciento. Los departamentos de Chalatenango, La Libertad, Cuscatlán, La Paz y Morazán se encuentran en el segundo lugar con una cobertura entre el 50 y 55 por ciento.

Al igual que en FESAL-98, los establecimientos del MSPAS se mantienen sin variación como la mayor fuente para este servicio, ya que en ellos se atendió al 81 por ciento de los(las) niños(as) que lo recibieron. Esta cifra varía del 92 por ciento para quienes residen en el área rural al 69 por ciento para quienes residen en la urbana y de un 95 por ciento en los departamentos de Cabañas, San Vicente y La Unión a un 65 por ciento en el de San Salvador. Por su parte, el ISSS tiene su mayor participación con este servicio en el área urbana (22 por ciento) y en los departamentos de San Salvador, La Paz y Cuscatlán (27, 14 y 12 por ciento, respectivamente).

 

Niveles de inmunización

Hasta FESAL-98, se mantuvo como criterio que un(a) niño(a) tenía el esquema completo de vacunación con BCG y Sarampión cuando le habían aplicado una dosis, y para Polio y DPT cuando le habían aplicado tres dosis. Para FESAL-2002/03, el criterio incluye la Pentavalente en combinación o sustitución de la DPT y la SPR/MMR en sustitución de la vacuna contra el Sarampión.

La BCG previene formas invasoras de Tuberculosis, la Polio oral protege contra la Poliomielitis, la DPT contra la Difteria-Tétanos-Tosferina y la Pentavalente adicionalmente contra la Hepatitis B y la Haemophilus influenzae tipo B. La SPR/MMR (triple viral) protege contra el Sarampión, Paperas y Rubeola.

Es conveniente aclarar que los datos que se presentan en las Gráfica 43 y 44 están basados, tanto en las dosis documentadas en el carné de vacunación, como en las dosis que la madre reportó que el(la) niño(a) tenía aplicadas, sin mostrar documentación alguna, y que atendiendo a la norma de que la SPR/MMR es aplicada al año de edad, para evaluar el esquema conjunto de los 4 esquemas completos de vacunación, en el denominador entran las y los niños de 12 a 59 meses de edad.

Con esta salvedad, los resultados indican que el 81 por ciento de cobertura con el esquema completo de inmunización de los(las) niños(as) menores de 5 años, estimado en FESAL-2002/03 es idéntico al estimado en FESAL-98. En la Gráfica 43 se muestra lo ocurrido en el país, según área de residencia, donde se observa que esta medida resumen únicamente se ha incrementado en un punto porcentual en el área urbana, pero aún cuando las coberturas se han nivelado por área de residencia, el promedio nacional esconde los diferenciales por departamento. La Grafica 44 muestra que esta medida resumen varía desde el 75 por ciento en los departamentos de Sonsonate y Usulután, hasta al 86 por ciento en Ahuachapán y Cuscatlán.

Un indicador de los niveles de inmunización en las y los niños menores de un año (de 9 a 11 meses), es la cobertura con tres dosis de DPT o Pentavalente. Los resultados indican que el 72 por ciento tiene aplicadas tres dosis. Esta cifra baja del 76 por ciento en el área urbana al 69 por ciento en el área rural.

 

Prevalencia y tratamiento de la diarrea y de las infecciones respiratorias

El análisis de la salud de los(las) niños(as) menores de 5 años también comprende las estimaciones de prevalencia y tratamiento de las enfermedades diarreicas, así como de las infecciones respiratorias. Ello obedece a que estas morbilidades están asociadas fuertemente a la mortalidad postneonatal (1 a 11 meses) y en la niñez (1 a 4 años cumplidos) en El Salvador.

Del total de niños(as) menores de 5 años de edad, el 14 por ciento tuvo diarrea en las últimas dos semanas previas a la entrevista. El porcentaje reportado en el área rural (16 por ciento) es 4 puntos porcentuales más alto que en la urbana y varía del 10 por ciento en los departamentos de San Salvador y Usulután al 25 por ciento en Cabañas. La prevalencia de diarrea es más frecuente entre los(las) niños(as) con un año cumplido (20 por ciento) y presenta una relación inversa con respecto al nivel educativo de la madre.

Ya sea que fueran combinados o no con otros tratamientos, del total de niños(as) que tuvieron diarrea, el 51 por ciento recibió sales de rehidratación oral (sobres), cifra que aumenta del 47 por ciento para quienes reportaron síntomas asociados a diarrea con o sin deshidratación no grave al 63 por ciento para quienes reportaron síntomas asociados a diarrea con deshidratación grave (Gráfica 45 ). También cabe señalar que durante el último episodio de diarrea, las madres reportaron haber dado más líquidos que los acostumbrados en un 46 por ciento de los casos, el 51 por ciento que no cambió la cantidad y un 3 por ciento que dio al(a) niño(a) menos líquidos que lo acostumbrado.

La prevalencia de infecciones respiratorias, definida como la presencia de al menos tos o resfriado, fue del 42 por ciento, cifra que sube del 39 por ciento en el área urbana o del nivel socioeconómico alto al 45 por ciento en el área rural o del nivel socioeconómico bajo. Según departamento se mueve en un rango que va del 36 por ciento en Santa Ana y Sonsonate al 60 por ciento en Cuscatlán.

Según los síntomas reportados por la madre, la prevalencia del 42 por ciento de infecciones respiratorias al nivel nacional, puede asociarse a las siguientes categorías: 10 por ciento con Neumonía grave y Sibilancia, uno por ciento con Neumonía grave, 9 por ciento con Neumonía y Sibilancia, 6 por ciento con Neumonía sola, 3 por ciento con Sibilancia sola, 7 por ciento con Tos o resfriado y alguna enfermedad muy grave (distinta de neumonía) y 6 por ciento con sólo Tos o resfriado.

La Gráfica 46 muestra que los síntomas reportados por la madre, que pueden asociarse a una neumonía (grave o no grave), descienden en forma inversa al nivel educativo de la madre o del nivel socioeconómico de la vivienda. También se observa que en las viviendas donde cocinan con leña o kerosene, los síntomas asociados con la neumonía representan 8 puntos porcentuales más que donde cocinan con gas propano o electricidad (30 entre las primeras contra 22 por ciento en las segundas).

 

 

 

<< Antenor | Índice de contenido | Siguiente >>


Asociación Demográfica Salvadoreña (ADS)

25 Avenida Norte #583, edificio Pro-Familia, Apartado Postal 1338, San Salvador, El Salvador, C.A., 
Teléfonos (503) 244-8107, 244-8106, 244-8148. FAX: (503) 244-8179.
EMail :
info@fesal.org.sv