Lactancia materna y estado nutricional

Lactancia materna

La lactancia materna, que es reconocida en todo el mundo como un factor determinante de la sobrevivencia infantil, es una práctica generalizada en El Salvador, dado que el 94 por ciento de las y los últimos niños nacidos vivos en los 5 años previos a la entrevista, ha recibido pecho materno en alguna oportunidad. El 60 por ciento de dichos(as) niños(as) empezó a lactar durante el primer día, incluyendo el 32 por ciento que empezó durante la primera hora de nacido(a).

Entre FESAL-93 y FESAL-2002/03 se dio un incremento de 3.7 meses en la duración promedio de cualquier tipo de lactancia materna, pasando de 15.5 a 19.2 meses, pero la duración promedio de la lactancia completa prácticamente no cambió y en cuanto a la exclusiva sólo subió medio mes. La duración promedio de lactancia completa fue de 3.1 meses y 1.4 meses de exclusiva, para el total de niños(as) que nacieron vivos(as) en los 5 años previos a la entrevista de FESAL-2002/03 (Gráfica 36 ).

Del total de niños(as) menores de 6 meses, el 24 por ciento recibió lactancia exclusiva (sólo pecho) y el 22 por ciento recibió lactancia predominante (pecho y agua u otros líquidos). La proporción con lactancia exclusiva desciende del 37 por ciento para las y los niños menores de 2 meses de edad al 22 por ciento para las y los niños con 2 a 3 meses, y baja hasta el 8 por ciento para las y los niños con 4 a 5 meses cumplidos.

El restante 54 por ciento está conformado por el 8 por ciento que no recibió ningún tipo de lactancia, el 31 por ciento que además de ser amamantado(a) recibió otro tipo de leche y el 15 por ciento que además recibió atoles o purés (Gráfica 37 ). Por lo tanto, puede afirmarse que en el país, los alimentos complementarios están siendo introducidos a edades considerablemente menores a las recomendadas por la OMS y por el MSPAS.

Al sumar el porcentaje que recibe lactancia predominante (22 por ciento) con el de exclusiva (24 por ciento), se puede afirmar que menos de la mitad de los(las) niños(as) menores de 6 meses recibe lactancia completa. Como se muestra en la Gráfica 38 , esta proporción representa un incremento de 5 puntos porcentuales con respecto a la cifra estimada en FESAL-98, el cual se debe principalmente al incremento de 8 puntos en la exclusiva y al descenso de 3 puntos porcentuales en la lactancia predominante.

 

Estado nutricional

Para la estimación de los niveles de desnutrición, a todos(as) los(las) niños(as) menores de 5 años, se les tomó una medida de peso y de talla en el lugar de residencia. Los indicadores antropométricos para cada niño(a) fueron calculados con la población de referencia internacional de NCHS/CDC/OMS, incluyendo el rango de 3 a 59 meses de edad.

Al comparar los resultados de FESAL-2002/03 con los de ESANES-88, FESAL-93 y FESAL-98 se puede afirmar que entre 1988 y 1993 ocurrió un mejoramiento importante del estado nutricional del/a menor de 5 años, que entre 1993 y 1998 no hubo mayor cambio, y que entre 1998 y 2003 se volvió a experimentar un nuevo mejoramiento, siendo este último menor que el ocurrido entre el 88 y el 93 (Gráfica 39 ).

Los resultados de FESAL-2002/03 indican que los niveles más altos de desnutrición crónica (baja Talla-por-Edad) se encuentran entre los(as) hijos(as) de mujeres sin educación formal o con 1 a 3 años de escolaridad (32 y 28 por ciento, respectivamente, los(las) que nacieron con bajo peso (30 por ciento), entre los(las) del nivel socioeconómico bajo (28 por ciento), los(las) que viven en el área rural (26 por ciento), y los(las) que tienen de 48 a 59 meses de edad (25 por ciento).

La Gráfica 40 indica que la desnutrición crónica más alta se encuentra en el departamento de Ahuachapán (36 por ciento), seguida de Cuscatlán (34 por ciento), y las más bajas en Usulután (11 por ciento), así como en San Vicente y San Salvador (12 por ciento).

Para los(las) niños(as) de 12 a 59 meses de edad y las madres de niños(as) de 3 a 59 meses, también se estimó la prevalencia de anemia, tomando una muestra de sangre capilar en el lugar de residencia, la cual fue analizada inmediatamente en un "Hemocue" y se les dio el resultado antes de salir de las viviendas donde se realizaron las entrevistas.

Los resultados indican que el 20 por ciento de los(las) niños(as) presentan anemia, cifra que sube del 16 por ciento en el área urbana al 23 por ciento en el área rural y según departamento se mueve en un rango que va desde el 14 por ciento en San Salvador hasta el 27 por ciento en Ahuachapán. En la Gráfica 41 se aprecia que la prevalencia de anemia desciende de un 37 por ciento entre los(las) niños(as) de 12 a 17 meses a un 11 por ciento entre los(las) que tienen de 48 a 59 meses de edad. La prevalencia de anemia en las madres fue de un 9 por ciento, la cual no presenta variación por área de residencia, pero oscila desde el 6 por ciento en San Vicente y Usulután hasta el 13 por ciento en Cuscatlán y La Paz. Al comparar los resultados de la presente encuesta con los de FESAL-98 se observa que la prevalencia de anemia no ha cambiado en la población materna e infantil.

 

 

<< Antenor | Índice de contenido | Siguiente >>


Asociación Demográfica Salvadoreña (ADS)

25 Avenida Norte #583, edificio Pro-Familia, Apartado Postal 1338, San Salvador, El Salvador, C.A., 
Teléfonos (503) 244-8107, 244-8106, 244-8148. FAX: (503) 244-8179.
EMail :
info@fesal.org.sv